sábado, 24 de abril de 2010

Conversación de tres amigos en la caverna
































En la puerta quedó ese cuaderno amarillo
cerrando así un paisaje de ida.
Se debe decir
que la verdadera verdad,
no tiene tema de fondo.
En el sillón
se ha sentado esa tercera persona sin miedo.
Son retratos los que recuerdo:
los pies pálidamente fríos,
Destilo sumergido en el mar,
galope de burros
y su perfecto papel militar. . .
Cuando se es dominado se entienden esos agravios
y se está quieto.
Estando meneados los árboles
ha salido un caballero de esa tercera persona
con resistente sombrero
a recorrer sus propios caminos
sin salir del sillón.
Su voz emitida mutante
con ese temblor de los ojos
tan propio de líricos,
según tengo entendido
crujía
y se la llevó el viento hasta ese cantón
Se escribe en las nubes su voz emitida.
Son nubes que no las desplaza el viento.
Por lo tanto
era voz acogida esa voz emitida.
Nuevas noticias decían que todo sería moderno
Por lo cual decidió que tenía,… la raya del pantalón vencida
Y a eso no estaba habituado
A pesar de que algún lugar de su cuerpo evocaba
Los hombres tienen que hacer
Y no permanecer aburridos ni enfermos
¡Qué cosas que tiene la vida!
Rompió algunos cráneos, cortó yugulares
Y todo lo cubrió con un manto de olvido
Y estaba impune contento embeleso excesivo
La libertad a propia medida. La vida se hizo.
No era una alegría como para arrancarse los pelos
Pero se estaba tranquilo
Su voz tenía otras voces desde el propio sillón
Voceros colmaban el cosmos con voces que él no decía.
Creía entender
que desde ese sillón veía más limpio.
Manuel de Cabrall le decía:
" Los hombres no saben morirse...
Los hombres no mueren completos,”
Los hombres no saben morir...
Van dejando basura
¿Quién acopiará la basura?



En primer lugar esto es ficción
En segundo lugar ya no hay nada que hacer
y eso es muy triste
No hay nada peor que el fastidio
Y tercero estoy completamente perdido. Deliro.
Pero en verdad:
¡Qué ganas de mirar con propios soles!
Habrá desgarrones en esa euforia gutural.
Pienso que la cuestión es esta:
Estoy vivo; deduzco.
Cuando pienso en ello; concluyo
Qué ganas de colocar semillas propias.
Hacer un nuevo orden; me digo
Lo digo, por supuesto, irresponsablemente
hablando en tercera persona
para que no se me mal entienda.

.

.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada