sábado, 24 de abril de 2010

MALENA

Malena; es cierto que mordías ciertamente me venías
como de Jesús María tan celeste
o esa que olvidé cruzando a la vereda de otros ojos
y que dicen que siempre se recuerdan
por el simple nombre de María.

Era yo un obelisco permanente
pura nariz intermitente de esa hembras todas vírgenes
Por dios lo que perdí sin saber a lo que olían.
Y sobretodo sin saber a donde iban los encajes voladores.

Ya las recuerdo que abrazarme cada día preferían
y se estiraban en la amante amanecida tibia
Pero yo no lo supe en aquel día.

Me antojaba esa Malena y mi dicha que mascaba
quería esos pechos diestros a mi rostro prieto.

Salibosa en esos labios tan pequeños que las heces
proferían de sus dientes nuevos
las soeces.

Esto es mío, mira lo que tengo
es todo tuyo y más lo tuyo son eternos.

Y la comisura de sus labios confundían mis deseos vertebrales
entre todos esos gestos no atinaba. No sabía
y lo que es peor; ni lo creía.

Desnudas todas en nenúfares sin nudos se mecían.
Lacias y verbales.
Nunca supe que antojado en ti
traicionera ninfa calurosa
tanta dicha yo perdiera
por no mirar a la siguiente o aunque fuera a la del frente.

Conversación de tres amigos en la caverna
































En la puerta quedó ese cuaderno amarillo
cerrando así un paisaje de ida.
Se debe decir
que la verdadera verdad,
no tiene tema de fondo.
En el sillón
se ha sentado esa tercera persona sin miedo.
Son retratos los que recuerdo:
los pies pálidamente fríos,
Destilo sumergido en el mar,
galope de burros
y su perfecto papel militar. . .
Cuando se es dominado se entienden esos agravios
y se está quieto.
Estando meneados los árboles
ha salido un caballero de esa tercera persona
con resistente sombrero
a recorrer sus propios caminos
sin salir del sillón.
Su voz emitida mutante
con ese temblor de los ojos
tan propio de líricos,
según tengo entendido
crujía
y se la llevó el viento hasta ese cantón
Se escribe en las nubes su voz emitida.
Son nubes que no las desplaza el viento.
Por lo tanto
era voz acogida esa voz emitida.
Nuevas noticias decían que todo sería moderno
Por lo cual decidió que tenía,… la raya del pantalón vencida
Y a eso no estaba habituado
A pesar de que algún lugar de su cuerpo evocaba
Los hombres tienen que hacer
Y no permanecer aburridos ni enfermos
¡Qué cosas que tiene la vida!
Rompió algunos cráneos, cortó yugulares
Y todo lo cubrió con un manto de olvido
Y estaba impune contento embeleso excesivo
La libertad a propia medida. La vida se hizo.
No era una alegría como para arrancarse los pelos
Pero se estaba tranquilo
Su voz tenía otras voces desde el propio sillón
Voceros colmaban el cosmos con voces que él no decía.
Creía entender
que desde ese sillón veía más limpio.
Manuel de Cabrall le decía:
" Los hombres no saben morirse...
Los hombres no mueren completos,”
Los hombres no saben morir...
Van dejando basura
¿Quién acopiará la basura?



En primer lugar esto es ficción
En segundo lugar ya no hay nada que hacer
y eso es muy triste
No hay nada peor que el fastidio
Y tercero estoy completamente perdido. Deliro.
Pero en verdad:
¡Qué ganas de mirar con propios soles!
Habrá desgarrones en esa euforia gutural.
Pienso que la cuestión es esta:
Estoy vivo; deduzco.
Cuando pienso en ello; concluyo
Qué ganas de colocar semillas propias.
Hacer un nuevo orden; me digo
Lo digo, por supuesto, irresponsablemente
hablando en tercera persona
para que no se me mal entienda.

.

.
.

VALPARAMOR

Ah! este es un poema que amo
Fue hecho sin ninguna vanidad
en trino de a tres.
Pero lo dijimos de una sola vez en fecha peligrosa.
Buscamos amor en esta carne.
Es todo lo que necesitamos.
No lo dice cualquiera.
Lo dicen los Beatles;
En Valparamor la ciudad es muy puro amor.
Allí el único cielo suena a galopar de estrellas
El horizonte lo contiene todo y mucho más.
Los planetas cruzan en rodajas.
Un ladrido de perros por allá.
un sonar de vitrolas por acá.
un flipper dando premios por allí.
tal vez y sólo tal vez,
el rebotar de una manzana era aquí.

Todo eso nos distrae intensamente
nos hace despertar sobresaltados con la lujuria de un viejo efebo
que al mismo tiempo deshilacha el horizonte con espinas de pescado.
Y aprendemos los cielos por delante y los cielos por detrás.

Y el espacio en todo su alto nos supera
como:
un centauro pidiendo limosna,
mi abrigo azul colgando del alero de la luna,
mi tristeza de locos, de Ajab y Moby Dick
mi Senecio mi Klee,
mi tratado de Durero
y la mirada nocturna llena de tigres sin pensar en Neruda
ni de leones compartidos con el Cid
ni de caminos de Kerouac
ni mucho menos irritación en la pupila de Rimbeau.
En verdad amo mucho este poema
lo amo  más que a una persona.
Decía un verso cada uno y a la vez.
Juan, Luis, Edward y Rubén
pero eran mejor fumando
en las cuevas del saber.
y reclama sus butacas un teatro para 3.
Reclama el Edward Rojas parado en su cometa
reclama Juan Luis como un ángel vigilante en la corbeta
y reclama nieve don Rubén con ansias insaciables de poeta.

En la caleta el Membrillo
San Pedro, el que está bajo las aguas
conversa con Ulises que odia su odisea
sin saber lo que odiamos nuestras vidas de café
y sin tener ni siquiera a la Penélope.
A ellos los rodea una nube trascendente
y tres gaviotas posteriores a la llegada de los botes.
Y ya lo ve; somos nosotros otra vez.

Ulises: - “Lo que ha venido y llegará
lo tocará la rígida sombra de mi barca
y será con la punta de la proa”.

San Pedro: - Escuchemos la leyenda con unción  -
a) Valparaíso es un náufrago
que rodó y rodó el aroma
de una galaxia reflejada en la piel
de este océano tan grande y lleno de murmullos.

b) ¿Podrá ser Valparaíso una sonda
lanzada a lo más profundo de nosotros?

c) ¿Por qué alguna vez vieron sandías
flotando en la amplitud de la bahía
y a Van Gogh en las caletas
sirviendo una sopa marinera;¿No era Arestizabal?
¿y a Mandrake el mago, entrando al Cine Condell?
¿y a Dumbo el gótico, danzando sobre el número de oro? ¿Por qué?
Pepe Soto nos sopla por la oreja:
Valparaíso es incapaz”.
¿Alguien desea otra pregunta?
(Yo amo este poema)
Bien, respondamos la cuestión:

a) Valparaíso es una abeja en el corazón
que se dispara al golpe de un martillo.

b) A veces Valparaíso lo miramos como un reloj
y tememos que marque en su hora atlántida
la partida de algún dios al tresbolillo.

c) Había una vez una bandada de pájaros
que vinieron a morir a Valparaíso
y hoy día, no sabemos cómo,
los niños los elevan como volantines.
Debemos verificar esta cuestión
ya que somos universitarios rigurosos.
I.- Se ven ángeles en los campanarios. Cierto.
II.- Los peces viven confundidos con la gente. Cierto
III.- En Valparaíso la muerte es dulce como el chacolí. Cierto
IV.- Alicia, la del País de las Maravillas se perdió su virginidad en Valparaíso. Cierto.

Debemos, ciertamente, corroborar estas certezas.
1º Mandamiento:
Subir a los cerros creadores de los cielos.

2º Mandamiento:
Honrar la luz del día con una leche con plátano
y la de noche con una pajita más que sea.

3º Mandamiento:
Alzar la vista al cielo a mano alzada y ver tu cementerio.
Adicionar a esa perspectiva
un puñado de niños voladores.

4º Mandamiento:
Amar con delirio y explosivos a cuanta hembra
se te cruce en el camino
sin que te desgarren del corazón las telas.
Ellas sabrán encontrar lo que de ti les sirve
y si algún compañero sospechoso se te acerca,
lo mejor es sembrar la duda.
Nadie sabe las vueltas de la vida.

6º Mandamiento:
Asiste a misa los domingos porque es un día rojo.
El dios del Gran Valparaíso no es grande ni pedante
y gusta mucho de los discursos fúnebres de Octubre
Prepara alguno tú, para casos de emergencia
(Es muy piadoso no negar una limosna a la salida de la misa)

7º Mandamiento:
Abre toda puerta de la cual surjan tangos o milongas
sobre todos las que llevan espejos y botellas.
Más de alguna te llevara a la crápula del antro.
No es malo vivir una breve temporada en ese infierno.

8º Mandamiento:
Deja pasar de largo algunos trenes
sobre todo aquellos con penélopes y trapos
No retornes a los que se alejaron
Comprobarás que el fondo del mar es su estación terminal

9º Mandamiento:
 Cuida en comer lo que procede del océano
Si bien contiene interfectos y membrillos;
de allí se originan los problema estomacales.

10º Mandamiento:
Es tu mandamiento móvil,
un mandamiento comodín.

Conclusión:
Valparaíso está más allá del poeta
y es un itinerario obcecado por los torbellinos de la espuma,
motivo de los truenos, de las olas, de los nervios
y melopeas que se dilatan continuamente perturbadas.
¡Mi dios; cómo amo a este poema.
                                                                                            Martes, 19 de noviembre del 75' y veinte cumple Sonia. 

Diez años más tarde llegan corriendo en sus carpetas
y me informan otra vez:

Valparaíso es un catalejo imaginario
“cuya redondez está a las tres razones, cada una con su inversa
“igualando los segmentos de sus partes
“que se combinan y equidistan en divina proporción
“a la luna y sus pendientes
“y por lo cual no renuevan su valor  los viejos literatos.
“Solo así se encuentra la razón bajo el cosmo de los muertos
“la que persistirá siendo fraccionaria y misteriosa.


                                                                                            Pepe Soto nos insiste en cada oreja:
                                                                                           “Ya les dije: Valparaíso es incapaz,
                                                                                            de encontrar el número del alma.”






Alguna vez yo amé a este poema. (1993)
,
,
,

FORMA Y CONTENIDO


Y la forma
no era
la única posibilidad de sobrevida.

La carne aún se amontona a la salida
y el contenido ha dado varias volteretas
en el intenso afán de lo desnudo.

Atrás quedaron los valores rigurosos o lascivos
con su multitud de mimos
subrayando el contenido.

Y junto a ello
el límite entre forma y contenido
sin ser ni lo uno ni lo otro
desconociendo sus dominios.

DE LA PROPORCIÓN Y DEL VOLUMEN







Las superficies deberán ser las moduladas
hacia el vertical del hombre y su sonrisa
que es la ranura vertical.

Se generan curvas
exordios y vacíos.
A las historias del papiro me refiero y sus jadeos
con un poco de ternura, galanterías y conchas muy menores
dilatarán su repertorio
hacia el introito.

En cuyo caso
se aplicará jugosamente
al quehacer de esa mujer desnuda
el breve instante de un leve coito

No sé si amo
ese volumen
o apetezco la cadencia

En esa piel de liquen domina la sonrisa que apetezco
y  carcajea en su vertical sonrisa

INSTRUCCIONES PARA SABER SI SE ES UNO O EL OTRO

¿Quién es el otro si no yo mismo
sonriendo a las nereidas de otro?
Siempre habrá ese uno
que no está en su sitio
y el otro admite igual distancia sin ser consecutivo.

Y al contrario de si mismo
consecuentemente
es el mismo margen lo que separa al uno del otro.

Es más ese lector,
que el poema de otro,
concordancia entre uno y otro,
y más en la lectura del lector
que sobre el poema de otro.

Quien se aproxima a otro; a si mismo se aproxima
Y asimismo
Rigurosamente se deshace la distancia
y ya son tres.

En efecto, algún otro no será nunca el mismo
y los poemas de otro serán a ciencia cierta o ciertamente
derivación de la lectura y no del uno ni del otro.

Por ello siempre cuido frente al espejo en las mañanas
hacia qué lado me hago partiduras
y si se mantienen las mismas cicatrices.

Y reconocer al uno, el otro o al lector.
¿o somos cuatro?
Tú, yo, el uno y otro loco..
.
.

ACERCA DE LOS MANICOMIOS 1.-

Se supone que los manicomios
están llenos de hombres aterrados

Se supone allí, una vida licenciosa;
silenciosa sin mujeres,
si no fuera por los curvilíneos delantales que recogen urinales
sería el paraíso.

Se suponen muchos misceláneos
aunque lo importante es saber
qué pasa en esos cráneos.

Se supone que esos cráneos
forman parte de poemas inmorales

Se supone que todos esos locos
son poetas muy agrestes, importantes, capitales

Y las mujeres suelen dejarlos hechos trizas, con facturas y arañazos.
Incluso reducidos a mínimos escombros de este sistema milenario.
Me refiero al financiero.

Los manicomios están llenos de poetas inmortales
perseguidos por mujeres rudas, racionales

Se suponen deprimidos,
los poetas anclados a dilemas iniciales.

Por manicomios pululan aterrados los maridos
y marinos monacales
aburridos de cazar siempre a igual ballena.

Sospecho
que hay grandes posibilidades de alcanzar la felicidad por aburrido
en los solitarios hospitales.

El aburrido está condenado a la felicidad.
No sé si soy sentimental o semental
en este manicomio matrimonio.

.
.
.

ACERCA DE LOS MANICOMIOS 2.-





Esta mujer que me ha tocado me avergüenza.
Nada saco en hacer de loco alterando mis modales.
Insiste y me persigue
por su pensión alimenticia.

Por eso mismo temo ciertamente
ahogarme en un río de mujeres en viudez
por estúpida impericia.

A las vaginas pondré llaves, miles,
no lo sé; huinchas adhesivas
o contestarles como siempre con mis tristes evasivas.

Sigo amando los paseos con esa lluvia oblicua
a toda marcha
pero con mujeres mariposas es peligroso.
Por eso escapo de la playa
pues su cuerpo explota de las olas.

Estoy aterrado seriamente
y descompensado en mi auditorio
porque siempre se aparece en las rompientes.

Insiste en que trabaje
porque quiere comprarse un territorio
y cambiar el dormitorio.

Pero yo no quiero hacerla mía
mas bien quiero que sea de otro.
Así que la extorsión ya no le sirve.
Ni siquiera mi tarjeta.

Los manicomios están llenos de viudos a punto de triunfar
Se les nota en la mirada el ademán y despedida.

Es inevitable el desenlace
cuando la mano alzada oscile
de uno a otro lado en un adiós
seré más feliz que un profesor
con la tesis de un Pitágoras.
Pero ella se ríe del morfema.

Al fin se acabaron las visitas
con su parloteo han saturado mis ternillas.
Yo no quiero trabajar.
No quiero que regrese.
Quiero que me deje.
Que nunca más sospeche
de que estoy a punto de ser
un ser feliz.

Cada vez que escucho voces me estremezco.
Me arrancaría las orejas por no escuchar su voz.
Dicen que me pasa lo mismo que a Van Gohg.

Que desapareciera eso nada más quisiera
Y hay un gil que dice:
la tengo entre los párpados cerrados”.
Que se la meta por la raja sin devaneos.
Verá que ni se le corre el maquillaje
antes de repetir el ajetreo.

Me calaré este yelmo de Mambrino
con Tizona, lápiz Bic o la Colada
explicándome este luminoso e inmenso miedo.
Estoy a punto. Te lo juro.
Aunque en verdad
me importa un bledo.

TRIBULACIONES



Se rompen a estas hora
las tribulaciones de la tarde
Y con viejas ropas
vierten su queja tibia las palabras más que viejas
No estamos contentos
con la poesía
y en los febriles
labios de la angustia
se nos cruzan las palabras. No atinamos.
Repetimos siempre mismas cosas
Repetimos lugares que ya pisaron todos
Incluso nuestros vuelos son más altos que la medianía
y  no atinamos.

Con un racimo de cantos primitivos
al corazón directo
se nos va todo el poema.

Esto se pensó en abril.

SE NOS DECIA EN AQUEL ENTONCES


Somos evoluciones
marchitas de la tarde
que martillan los vacíos de un desnudo amarillo
cual si fueran carta vieja.

Y clamando por el manantial deshecho
atisbó su helecho del hastío.

Al rincón
convergen dos planos deshojándose
donde me escondo al abrir un par de hojas.

Biografía de óxidos y herrumbres
Estanque de miradas sagitadas
Límpido ángulo del aire
tumba
sin correcciones.


Chau. No tengo pretenciones.


















Copia de una tridimencia de edad desconocida



¿Bajo qué portento
el estar padece afectos del decir parientes; prima mía,
bajo y dentro
del pan que llegará hasta los conchos mismos del infierno?
En efecto.
¿Dónde estabas?
De flores blancas en tu lecho.
quiero azules besos. Sí,
en mis labios quiero.
Ni que me lo recuerdes quiero. ¿Dónde estabas tú?
Toleraré un disculpa
Una evasiva
es mejor que tu rechazo,
es un atoro, es poco,  pero es
antorfo murando simulada
por ti prima oblicua de flores tu pubescente carnal
que incumbirá en aquel día al más falo de nosotros.
Los pilotos sólo saben lo que es amedrentarse con las nubes.
Yo no vuelo todavía. Estás muy seria.
Nosotros queremos volar como los ángeles
Estamos efenecentes adolescentes impeludos lampidesnudos
ardientemente lampigueteados y acaso obnovolunios
pero ardientes langueteados

Por primera vez sentimos
que comparados con los inmensos palos redondos de los otros
no somos nada.
No somos más que alimento para ese vacío tibio de la cosa.
Con ese pelotón de fusileros mayores de edad ya no la podemos.
Sobre todo no debemos con nuestra propia carne acallar este deseo.

Ah prima. Ya no te acuestes a mi lado
a la hora de la siesta ni acaricies mi peinado
que acongojas mis costados.

Se humedecen.
Deja de tocar el timbre en esa feble puerta
que traspirando fortuitamente me aparatas el articulado
con todos sus portazos.

La mujeres golpeadoras de esas puertas son engordadas
con mucho gusto de nuestra parte. Me dicen los mayores.

Me siento aludido por tus labios tan fruncidos
y me siento muy mezclado en tus rodillas desplegadas
tan lampiñas y brillantes.

Pero no soy el confundido y no confundas ni de teoría
esta falta de práctica total de mis vellosidades.

Mira que mis vértices no están agusanados. Están en pupa
Ni siquiera en el hígado de la noche hipotenusa
palabra prostituta
me desnudes, que ya sale mi crisálida
desplegando su pellejo.

Prima, aquí podría patentarlo. Es cierto.
que hierven tus muslos
me lo has dicho. Sé.
Pero me hago el distraído a partir de la parición de esta tristeza.
Rota por la nada misma me has sobado tantas veces
sin esa angustia indulgente desprovista
desprovisto de la urgencia te he mirado
para hacer con tus manitas ese panecito de cocina
tronco simulado
que lo quieren las mujeres allá abajo en el infierno prometido
que dicen que es terrible y nunca he visitado.

Prefiero mil veces que sigamos
bebiendo de la espuma que marea
antes de que ocurra nuestro gran evento flaco
.

TRIdemencia exploratoria:

En verdad fue demencia de dos;
Reginal Del Canto Cordano
Juano Salgado y yo
I

Si las circunstancias embarazan situaciones entonces la lógica de hoy
y los mendigos del hambre de ayer, succionados por la horridez de la sangre derramada o el asilo contra la opresión
salpicarán el horizonte empolvado de nuestros labios serenos no inventados
que te juro que me cago de la risa con las metidas de goles
infectados por las terminaciones con bigotes donados por el presunto general enmedallado con anteojos oscuros;
quien dejará próximamente la testera, de donde
el espanto curandero de la poesía y la infección crepuscularia también escaparán con algo terror.

Hay que atender más que nunca la disposición de la materia y al ritmo.
Entonces las palabras palotes, compadecidas por la carga tributaria del gran Caupolicán crucificado por los invasores españoles,
de ortopedia exterior y sónica filología, y que antes habían matado a los aztecas retumbadores por la misma retumba y tumba y tá,
aterraron
anteponiendo el Diccionario de la Real Academia
que dice cómo se debe escribir, leer y pensar: (¡los perros hijos de las perras!)
Ellos están de nuevo entre nosotros y tropiezan con voz explosiva,
sin eco,
para sembrar sus sacos de arena llenos de muertos en los aeropuertos
y palacios de gobierno.

Desde aquel entonces
nos viene lo que nos viene
llegando hasta las coronas mismas de la pestilencia.

Las burbujas estereofónicas con el olor de al lado
mueren una y otra vez en baños de optimismo
y uno mismo
y asimismo diferido por las muertes de este lad,  no lo entiende.

El lado bueno de las cosas son las mentiras piadosas del costado.
Ya saben al costado que refiero.
La prosa no es verso. es prosa ritmada - sin pausa mayor - y determina en los finales siempre un verso.
Hay que ser prosador con ritmo; ritmo que gozas

es ritmo de prosa

y más,  si es sincopado del mundo que cantas.
Un mundo sumergido en lo subjetivo
y que contrae lo objetivo a un mundo ultra civilizado,
a un mundo sumergido en humanismo, en problemas de trabajadores,
en medicina comercial, en educación repetitiva,
en reivindicaciones territoriales, en corporaciones anónimas,
en sociedades normativas, en estatutos reglamentarios,
en movimientos sociales, en estertores de minorías,
en irreflexivos poetas,
ya sean consorcios corruptores o corporaciones narcotraficantes o agrupaciones políticas.
A ese mundo le llega al final,  un absoluto desprecio por la vida del hombre.

Convenzámonos del dolor maternal que también padecen las devoradoras,
entre paréntesis baratos,
sin su tesis a estas horas de la noche.
Al cuerpo social de Chile
se le terminó el chancho chino
con sus burros parados en sus testimonios quemando los testículos
es lo que adivino al futuro
aunque no sea para tanto, me comenta mi vecino
que es gurú.


Somos un Ñu con alas
para mostrar una industria de sombreros nosotros los verdaderos
hechos en madera, estamos a la miseria. Nosotros lo que estamos
los no vencidos, los callados en su misma música.
La música anda colgada como las huevas
y amarrándose como quien fornica al viento fónico.
Mueran los ventiladores
por fornicadores de vientos
aunque el viento es pornográfico y táctil
según la autorización de los señores que se dicen respetuosos de los reglamentos y disentimientos
Disienten  porque nada sienten respecto del viento
ni se despeinan y  ni piensan aplicarle reglamento por exceso de velocidad.
La velocidad es un estado del alma.
Respecto del alma permítaseme una palabrita.
El alma no es tal,
convenientemente inapropiada el alma es y será
un pensamiento vacío infructuosamente inexplorado.

II

La soledad es un ala ventosa colgando del vacío
La soledad es una construcción atablada
La soledad es un amigo que no está. (Leonardo Favio)  Gracias Leo. Gran aporte. Te amo
La soledad es la edad del sol interior.
La soledad es característica de los moluscos.
La soledad es propietaria del hombre que no estuvo
La soledad es depredatoria. Los que hablan de soledad deprecan
La sole y el viento se aman
El viento es un cultivo de azahares que viene en cajitas de música sacra.
El viento tiene cara de actor de Hollywood
El viento padece fisura moral cuando es brisa
El viento es gordo cuando es ciclón.
El viento es hediondo cuando es tifón.
El viento es dama cuando es brisa
El viento es un travesti cuando es corriente de aire
El viento que resopla es puro sexo
Cuida que nunca te dé un aire.
La soledad no permite que el viento saque el polvo de las palabras.
La soledad es hija putativa del silencio
El silencio siempre dice lo justo a cada oído
Los poetas tienen su mundo y si acaso el mundo pasa por ellos,
se ponen de moda o se descubren
y se bautizan de malditos a los poetas esos
que se mueren de hambre.
Los poetas satisfechos son poetas verdaderos.

III
La multitud reclama calma clama y agua para el alma blanda
y oprime en la basa de su triangulo equilátero perfecto.
En su cúspide está lo que buscamos.
Cada hombre lleva su triángulo y sobretodo:
No hagas ángulos del triángulo caído.
La gente segura de si misma no está segura de la gente.
No hay que tropezarse con la propia inteligencia.
Con las palabras se puede jugar, pero es mejor decir.
La línea que te tracen será el camino.
Esas líneas inseguras postizas moviles deleznable
persistenten en su destino.
Es una firma de nadie
Mi cabeza útil; me hace dudar. Capaz que todo esto sea acierto.
También tu palabra le es útil a los muertos. Los olvida.
La espuma por sí sola también tiene sentido pero no embriaga
La pared no es exacta. Esta frase no me es útil.
Se deshecha se desmonta se desploma. Yo ya nada sé.
El que esté muerto de sed que pida la primera gota.
Al final la palabra se repite siempre se repite siempre
¿Cómo entonces, explicar de lo distinto, si no es con este efecto múltiple que nos aqueja?
El cielo es azul. Y solo azul, digan lo que digan los pintados de gris.
Que el cielo esté nublado es una posibilidad y la lógica dice que ya no es cielo
si no nube
donde se escribirán los nombres de todos los ausentes.
Que el cielo esté rojo, rosado o dorado es cosa de los Decretos Supremos,
de la Resoluciones que no refuerzan el significado de la solución
ni del Imperio de la Ley Natural  misma.
Esa misma Ley que redacto y asimilo como mía.
Pero está la Ley Gravitacional que es la de la muerta línea recta
que es único camino yo te digo
esa misma
no es culpable
de que la gente caiga rendida en los brazos del amor
La línea vertical es el camino mismo hacia el punto de fuga de cada perspectiva. Donde concluye cada cruz
y la otra es la línea vertical del pantalón,
te lo prometo; no será jamás vencida... ahora ni nunca...

SOBRE PROHIBICIONES Y REGLAMENTOS VIGENTES

                                               6 de Feb de 1974.
Se prohíbe terminantemente besar los monumentos.
Prohibido mirarse en el espejo y tener arranques de piedad.
Se prohíbe hacer las cosas en público, sobre todo saludar.
No se puede mirar el sol sin pestañar. Usar lentes oscuros.
No se debe uno enajenar con métodos poco usuales; ni leer.
No parlamentar para que le saquen esas ideas de la cabeza.
Prohibido arrancarse del rebaño. Se aplicará la ley de fuga.
No pasar el límite de la velocidad cuando vas en la pisadera.
Que no te pillen volando bajo y obviamente ni pensar en volar alto…
Si te mueres no tiene importancia. La cuestión sigue.
Prohibido soñar que vuelas y prohibido pisar el pasto.
Prohibido resucitar.
Prohibido morirse de nuevo.
Y si por mala cueva resucitas
ni se te ocurra aparecerte por la casa.
Si te mueres; no se te ocurra abrir los ojos.
Prohibido saludar a los muertos y pisarlos
sobre todo si estamos vivos.